miércoles, 3 de abril de 2013

JAVIER ALVARADO SE CALIFICA COMO PERSEGUIDO POLÍTICO POR JUICIO ORAL EN SU CONTRA

El cuestionado presidente regional, Javier Jesús Alvarado Gonzáles del Valle consideró que es un perseguido político y que el inicio del juicio oral en su contra es una maniobra política en su contra al conocerse que será candidato a la presidencia de la república.


Así lo dio a conocer Alvarado en una manifestación pública realizada en la plaza de armas de San Vicente hasta donde llegaron adeptos provenientes de Huarochirí, Barranca, Cañete y de diversas provincias del norte que se sumaron a la marcha.

Todo esto se dio luego que el líder del “torito” armara todo un show al iniciarse ayer el juicio oral por el largo proceso judicial que se le sigue por más de 12 años por el sonado caso “Telefónica Lunahuaná”.

El ex alcalde de Lunahuaná llegó muy temprano ayer a nuestra provincia y se desplazó con su comitiva hasta el distrito de Quilmaná donde hizo entrega de laptops a cerca de 350 docentes.

Mientras que Alvarado repartía laptops en Quilmaná, en la plaza de armas de San Vicente se concentraban personas que fueron traídas desde Barranca, Huaura, Yauyos, Oyón, Cajatambo, Huarochirí y de diversos distritos de Cañete para una marcha pacífica en respaldo a su líder.

Un grueso número, portando pancartas, se trasladaron hacia las afueras del poder judicial, donde exigían justicia y reclamaban a los jueces por el proceso en contra de Javier Alvarado.

Posteriormente se movilizaron por las principales calles de San Vicente, concentrándose luego en la plaza de armas, no permitiendo que los abogados cumplan con el izamiento del pabellón nacional como lo habían programado previamente, obligándolos a alterar las actividades programadas.

Cabe señalar que en medio del bullicio de arengas a favor de Javier Alvarado aparecieron dos personas portando documentos donde mostraban el proceso judicial en contra del ex alcalde de Lunahuaná, por lo que fueron reprochados por un grupo de mujeres que se les fueron encima con una serie de insultos y arrebatándoles los documentos, por lo que tuvieron que intervenir efectivos policiales que tuvieron que retirarlos para que no los agredan.

Llamó la atención que las gigantografías que portaban los manifestantes tuvieran un diseño similar al que promueve el gobierno regional, con el mismo tipo de fuente y los colores característicos de la región.