lunes, 26 de diciembre de 2011

CAÑETANO HECTOR CHUMPITAZ LLORA AL RECORDAR NAVIDAD EN SU NIÑEZ

Pasan los años de forma vertiginosa pero cuando nos encontramos con Héctor Chumpitaz parece que atesora la eterna juventud.
Chumpitaz es la historia del fútbol peruano, sudamericano y mundial. A don Héctor lo apreciamos por televisión en 1981 llorando y en hombros corriendo por el Estadio Nacional luego de clasificar al Mundial de Estapaña 1982, tan solo cuatro años después lloraría en el mismo escenario luego de su retiro en un partido contra el mítico Santos de Brasil.
Esta semana, en la antesala de las fiestas navideñas, entrevistamos al “Capi”. Le preguntamos si recordaba su primer regalo, sonrié y responde: “La verdad son tantos años, puede ser un camioncito de madera”, medita un poco y continúa: “tú sabes cómo es la vida, en el campo teníamos que trabajar desde muy temprano allá en Cañete.”.
“El permiso de mis abuelos estaba condicionado a los quehaceres como conseguir alimento para los animales, de lo contrario el castigo era quedarse en casa”, evoca su niñez el buen “Chumpi”.
Cuenta la historia que el doble ritmo, ese salto extraordinario que le valía ganarle el cabezazo a futbolistas más altos, lo consiguió en las acequias de San Luis. “Héctor para llegar rápido al colegio debía cruzar un puente de madera, sin embargo, unos vecinos no lo querían y le tiraban piedras. Para evitarlos, él debía saltar esos canales anchos y prácticamente realizaba dos saltos en uno”, nos confía una fuente confiable.
Le solicitamos a Chumpitaz que envíe un mensaje a los niños. “Les deseo que pasen bien estas fiestas y espero que…”, entonces se quiebra, su mano derecha intenta secar sus lágrimas, las palabras quedan retenidas y su voz se pierde en los recuerdos de la infancia. Luego del incómodo y conmovedor momento, el “Capi” insiste y pretende culminar su mensaje: “Ojalá esos niños que no tienen un regalo…”, las lágrimas vencen al otrora fornido defensa de México 70.
La navidad es sinónimo de muchas emociones, en esta nota queríamos graficar la nobleza de un hombre que hizo historia, y que ahora descansa de la vida profesional.
A pesar de ello, aún tiene los dones divinos, parece tocado, es un privilegiado tal vez por los mayores dones: honestidad y sensibilidad
Extraido de: Las Confesiones-Blog de Rpp
Vea la entrevista en http://www.youtube.com/watch?v=n5ilY7CsL_c

No hay comentarios: