martes, 6 de octubre de 2015

INVERTIRÁN EN GESTIÓN DE RIESGO POR EL RETIRO DE GLACIARES EN RÍO CAÑETE, COOPERACIÓN SUIZA DESTINARÁ 4.5 MILLONES DE EUROS

Mejorar la capacidad de adaptación y gestión de riesgos frente a la reducción de la superficie glaciar en la cuenca del río Cañete, en la sierra sur de Lima, es el objetivo de la segunda fase del proyecto Glaciares, una iniciativa de la cooperación binacional Perú-Suiza que se ejecutará en los próximos tres años.
Karen Price, coordinadora del proyecto, informó a la agencia Andina que para esta segunda fase se cuenta con un financiamiento cercano a los 5 millones de francos suizos (alrededor de 4 millones 500,000 euros) de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) a través de su Programa Global de Cambio Climático.
Indicó que el retroceso acelerado de glaciares en los Andes tropicales incrementa las condiciones de posibles deslizamientos, avalanchas, y aluviones y, por lo tanto, incrementa los riesgos de desastres. Frente a ello, se requiere la implementación de un sistema de alerta temprana que permita una pronta evacuación de la población y salvar vidas.
Además, ocasiona una pérdida de una importante fuente de agua para las poblaciones aledañas, la producción agrícola de cual dependen para subsistir y mejorar su calidad de vida; así como para los sistemas de agua potable y para la generación de energía en todo el país.
"Estas condiciones, generan nuevos riesgos debido a los impactos de cambio climático, provocando alteraciones en las condiciones sociales y por ende la vulnerabilidad de la población", manifestó.
En ese sentido, Price refirió que una de las primeras actividades del proyecto es levantar información que permita determinar la magnitud del repliegue de los glaciares que constituyen la naciente del río Cañete y luego conocer en qué medida esta situación afecta a los humedales y bofedales de los que depende la subsistencia de alrededor de 25,000 familias a lo largo de la cuenca.
La coordinadora del proyecto Glaciares destacó que en esta segunda fase es muy importante la incorporación del sector privado, dado que desarrolla actividades económicas como la generación de energía eléctrica, que depende de la disponibilidad de agua.
Asimismo, se quiere afianzar la institucionalidad en el tema de los glaciares, sobre todo en el ámbito de la investigación y el funcionamiento de un sistema gubernamental en el que participen activamente los gobiernos regionales y locales, con el apoyo de la población.
Recordó que en la primera fase del proyecto, iniciada en 2011, se intervino en las regiones Áncash (Cordillera Blanca) y Cusco (Cordillera del Urubamba). En el primer caso se habilitó un sistema de alerta temprana en Carhuaz que beneficia a 1,150 familias, mientras que en el segundo se diseñó un sistema de monitoreo integral en Santa Teresa, que está en proceso de implementación y que beneficiará a 380 familias.
En ambos lugares se logró la participación de la comunidad en el desarrollo de planes que integren gestión de riesgo de desastres y adaptación al cambio climático, se incorporó ambos temas al plan curricular escolar.
Pérdida de glaciares en Perú
Sostuvo que en los últimos 40 años, el Perú ha perdido 746 kilómetros cuadrados de área glaciar, lo equivale al 42.52% de la masa glaciar del país.
"Los glaciares tropicales ubicados en la cordillera de los Andes juegan un papel importante en la comprensión del sistema climático mundial y sus cambios. Alrededor del 71% de estos glaciares se encuentra en el Perú, donde el área glaciar se ha reducido en 42.52% entre 1970 y 2010. A ello se suma que cerca del 14% (996 lagos) de los 8,355 lagos de origen glaciar inventariados en el Perú se ha desarrollado en los últimos 30 años debido a la fusión del hielo", comentó.
La coordinadora del proyecto Glaciares ofreció estos alcances tras participar en un conversatorio sobre la gestión de riesgo de desastres y oportunidades frente al retroceso glaciar en el Perú.

(FIN) LZD/MAO
AGENCIA ANDINA

No hay comentarios: